Oscar Masotta: La praxis intelectual lacaniana o el tránsito del existencialismo al estructuralismo, Carlos Gómez Camarena

Este compromiso con la izquierda de su tiempo tiene un rasgo muy particular: un teoricismo hacia el interior del propio psicoanálisis. Se sospechó de Masotta, no únicamente porque no venía de la medicina o la psiquiatría, sino también porque no poseía experiencia clínica y, a causa de sus antecedentes filosóficos y literarios, su “teoricismo” intrapsicoanalítico no fue comprendido por sus contemporáneos.

Salvar el fuego o la expiación de Eros, Pablo Tepichín

El origen es un crimen sacrificial. El parricidio es el crimen principal y primordial. No hay posibilidad de un Yo sin crimen, un Yo-culpable incorpora la culpa y, simultáneamente, la transgresión. El sacrificio del padre para instaurar la Ley. ¿Y si sólo hubiese más que transgresión? ¿Y si habitamos un mundo donde esa Ley no logró fundarse?

Ritmo, presencia, voz, aliento. Testimonio sobre el manejo de la transferencia en Lacan*, Marie-Christine Laznik

Yo atravesaba un período de mi análisis en que pensaba poco. Sin saber demasiado por qué, falté a tres sesiones consecutivas. En la mañana de la cuarta, un telefonazo de Lacan, quien me dice: «Entonces, mi pequeña, ¿cuándo es que la vuelvo a ver?». Me escuché responder: «Ya llego, Doctor». ¿Qué escuché en su voz? No comprendí plenamente la dimensión de queja sino diciéndosela a mi cónyuge: «Él habla como mi madre». En efecto, reconocí ahí la voz demandante de esta madre, viuda, desprovista, no teniendo ningún recurso sino su única hija, rol que me era penoso tener. Esta madre, en la falta, era lo que me hacía huir.

Ni apocalípticos ni integrados*, Cynthia Eva Szewach

El cuerpo es cuerpo de palabras, el cuerpo no sólo puede escucharse en el significante, aunque sea efecto de un discurso. Se agarra, se localiza perceptivamente, ingresa en el registro imaginario, que no es la imagen solamente. Estas dimensiones, en estos tiempos, algunas suspendidas, otras renovadas, otras inéditas y bienvenidas, a pesar del mal trago que transitamos, ya se retomarán, no sin los efectos de haber pasado por aquí, hoy por hoy.

El artista y el psicoanalista cuestionados uno por el otro*, Alain Didier-Weill

Podemos estar seguros de que no fue por casualidad que el psicoanálisis naciera en nuestro siglo con el descubrimiento, por parte de Freud, del trauma por el cual el infans experimenta, en los albores de su vida histórica, el surgimiento de una mirada medusante que lo reduce a una pura materialidad de un cuerpo petrificado, repentinamente destituido de cualquier habitación simbólica.

La racionalización en la vida cotidiana*, Ernest Jones (1908)

Mi objetivo en estas pocas observaciones ha sido el de ilustrar desde cuán diversos sitios los principios del Profesor Freud pueden ser sostenidos, así como indicar cuán vasto campo permanece aún ahí para que estos sean aplicados.

Para pensar una posible «izquierda lacaniana»*, Javier Jiménez León

Para Alemán, pues, la «izquierda lacaniana» operaría como un intento por reconducir el ideal a una pregunta por la realidad, poniendo en cuestión tanto a sus fundamentos como a sus actores sin que, por ello, se produzca una respuesta terminada a la misma. Desde esta perspectiva, los ideales de igualdad –e incluso de felicidad– que imperan hoy en día, podrían considerarse, en cierta forma, como parte del problema pero, ¿de qué manera?

La ética de Badiou: Entre matemáticas y psicoanálisis*, Carlos Gómez Camarena

A través de un recorrido por pasajes y textos de la obra de Badiou, hemos articulado psicoanálisis y matemáticas para arrojar luz sobre la propuesta ética del filósofo francés. Contra la lectura reduccionista que toma en cuenta el acontecimiento y las cuatro condiciones como lo más importante y esencial de la filosofía badiouana, hemos formulado un camino alternativo: a contracorriente de la recepción anglosajona, apostamos por una lectura más “continental”, concentrándonos en la composibilidad entre los saberes matemático y psicoanalítico que constituyen el tejido de su ética.

A propósito de la función más-una, Liora Stavchansky & Javier Jiménez León

Fracasar, pues, se vuelve un punto de partida en nuestra praxis –atravesar el Rubicón pese a las consecuencias que esto pueda generar–, no importa si es en la experiencia del cártel o en la clínica. El fracaso es la materia prima de la que están hechos los análisis, es decir, de imposibilidad. Fracasar, en este entendido es, quizás, también, la función (del) más-una.

Translate »