Salvar el fuego o la expiación de Eros, Pablo Tepichín

El origen es un crimen sacrificial. El parricidio es el crimen principal y primordial. No hay posibilidad de un Yo sin crimen, un Yo-culpable incorpora la culpa y, simultáneamente, la transgresión. El sacrificio del padre para instaurar la Ley. ¿Y si sólo hubiese más que transgresión? ¿Y si habitamos un mundo donde esa Ley no logró fundarse?

Clase del 23 de junio de 1965*, Jacques Lacan

Nuestra última reunión de este año. Quería que fuera un Seminario, como se dice, cerrado; es decir, el momento o el lugar donde manifesté, este año, el deseo de escuchar, en suma, un cierto número de respuestas eventuales conforme a las que pude haberlos inducido a avanzar en mis cursos.

Translate »