Ritmo, presencia, voz, aliento. Testimonio sobre el manejo de la transferencia en Lacan*, Marie-Christine Laznik

Yo atravesaba un período de mi análisis en que pensaba poco. Sin saber demasiado por qué, falté a tres sesiones consecutivas. En la mañana de la cuarta, un telefonazo de Lacan, quien me dice: «Entonces, mi pequeña, ¿cuándo es que la vuelvo a ver?». Me escuché responder: «Ya llego, Doctor». ¿Qué escuché en su voz? No comprendí plenamente la dimensión de queja sino diciéndosela a mi cónyuge: «Él habla como mi madre». En efecto, reconocí ahí la voz demandante de esta madre, viuda, desprovista, no teniendo ningún recurso sino su única hija, rol que me era penoso tener. Esta madre, en la falta, era lo que me hacía huir.

Translate »